30/11/2023

Política

La muerte de Kissinger y su sombrío legado para América Latina

El exsecretario de Estado que supo ser el cerebro de la política exterior estadounidense durante la época de la Guerra Fría, deja un legado de sangre, muerte y destrucción para América Latina.

El exsecretario de Estado de los Estados Unidos durante los mandatos de Richard Nixon y Gerald Ford, Henry Kissinger, falleció este miércoles a los 100 años de edad en su residencia ubicada en el estado de Connecticut. El diplomático supo ser el emblema de la política exterior estadounidense durante la época de la Guerra Fría.

De acuerdo a lo informado por su consultora Kissinger Associates en un comunicado, el deceso del diplomático estadounidense se habría producido durante la noche del miércoles en su residencia en Connecticut, meses después de haber cumplido 100 años. El exsecretario de Estado, a pesar de llevar años fuera de la función pública, ha sido un hombre de consulta permanente en asuntos relativos a la política exterior norteamericana, en los distintos mandatarios que sucedieron a Richard Nixon.

Durante todos estos años, la trayectoria de Kissinger como diplomático norteamericano será recordada con más sombras que luces, en especial para América Latina en donde producto a su rabioso anticomunismo, jugó un papel fundamental en el golpe de Estado contra el Presidente chileno Salvador Allende, de quien se declaraba enemigo personal. "No veo por qué tenemos que esperar y permitir que un país se vuelva comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo", llegó a afirmar, en respaldo tácito a la interrupción del orden democrático que le abriría el paso a la dictadura de Augusto Pinochet.


También llegó a respaldar el derrocamiento de la Presidenta Argentina, María Estela Martínez de Perón, a manos de la junta militar encabezada por Jorge Rafael Videla. Años más tarde, se sabría que el diplomático norteamericano había dado la orden a todas las embajadas norteamericanas en la región de "no meterse" en los atroces crímenes cometidos por las dictaduras militares.


Henry Kissinger junto a Jorge Rafael Videla y el Embajador Raúl Castro (1978).


"Si hay cosas que tienen que hacer, háganlo rápido y vuelvan lo antes posible a la normalidad", es la escabrosa frase cuya autoría se le atribuye a Kissinger, y que pinta de cuerpo completo el diseño de la política exterior que este funcionario concebía para América Latina. Sin lugar a dudas, un marcado contraste con las directivas llevadas a cabo en ese momento, por ejemplo, con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), en donde a pesar de su furioso anticomunismo, Kissinger supo negociar de manera exitosa tratados de control de armas nucleares, al tiempo que también entabló relaciones diplomáticas con China, con el claro objetivo de contrarrestar la influencia soviética.

Kissinger llegó a visitar la Argentina, (cuando ya no era funcionario) durante el desarrollo del Mundial de Argentina 1978, en una clara muestra de su respaldo al accionar de la junta militar argentina y a pesar de la furia de la administración demócrata de ese momento, liderada por el Presidente Jimmy Carter. Años después, archivos desclasificados del Departamento de Estado demostrarían que el exfuncionario avaló la represión ilegal, secuestros y asesinatos cometidos por la dictadura en el país.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Horror


Horror

Encuentran los cuerpos de 10 migrantes muertos en la frontera entre Panamá y Colombia

24 de julio de 2024

De acuerdo con las primeras informaciones, los migrantes ilegales habrían ingresado al Darién por pasos fronterizos no habilitados, cuando fueron sorprendidos por una fuerte correntada, en un río que atraviesa la tupida jungla.

Subscribite para recibir todas nuestras novedades